Con el calor del verano llegan los placeres de la libertad

Con el calor del verano llegan los placeres de la libertad; la piel se libera de las capas de pesada ropa y, sobre todo, los pies dejan de estar constreñidos por zapatos y/o botas. Posiblemente, caminar en sandalias o descalzos puede ser una de nuestras cosas favoritas para hacer en verano.  Sin embargo, debemos prestar especial atención hacia nuestros pies porque son los grandes “abandonados” en la lista de las cosas que hacemos para cuidarnos, y sin embargo poseen un gran valor en nuestras vidas cotidianas.


Los pies más famosos en las mitologías griega y romana, son los de Hermes y Mercurio respectivamente, ya que poseían alas en ellos. Eso les permitía ser los mensajeros de los dioses, así como los dioses del comercio. Esta función hace que se los considere los símbolos de la abundancia por antonomasia. Otros pies famosos son los de Aquiles, el cual era calificado como “el de los pies ligeros” porque se consideraba el hombre más veloz de los hombres. Pero precisamente Aquiles, el más resistente e indestructible, también murió por su pie, específicamente por su talón. Hoy en día usamos la expresión “talón de Aquiles” para referirnos al punto débil de una persona.
                                                      


Hemos querido dar una serie de consejos precisamente para los pies ya que ellos son, literalmente, nuestro talón de Aquiles. En ellos pasamos numerosas horas de pie, caminando, corriendo, bailando….  Si a eso añadimos la sequedad producida por las altas temperaturas nos encontramos que una de las partes de nuestro cuerpo que debería estar muy cuidada por la función que cumplen y por ser el lugar donde acaban las terminaciones nerviosas, es también una de las partes más ignoradas y desatendidas. Para muchos de nosotros el problema no acaba con la sequedad de los pies, sino que la aparición de grietas, ampollas o durezas pueden dejarnos completamente inmóviles.


Así que aquí os dejamos algunos consejos para poder disfrutar de unos pies perfectos este verano:

1. Antes de acostarte deja los pies en remojo por 10-15 minutos.  Si quieres además añadir un toque de aroma al baño, no dejes de probar cualquiera de nuestros jabones corporales:


2. Luego, masajea tus pies por algunos minutos con una crema específica para pies. Aquí te dejamos algunas recomendaciones:


3. Si tienes que utilizar calcetines, que sean de algodón, para mantener la humedad


4. Y finalmente, bebe mucha agua durante el día y trata de llevar calzado cómodo.


 ¡Con el verano, permítete tener unos pies felices!


¿ Tu tienes algun consejo para cuidar tus pies? Cuéntanoslo!









Comentarios